Algo de Historia

 

fke_mas_oyama_founder_kyokushin

Karate significa: “manos vacías”; Kara: vacía; Te: mano.

Los orígenes del karate como lo conocemos hoy son algo vagos, por falta de documentación.

La idea tradicional aceptada por la mayoría de las autoridades parece ser que indica que éste comenzó en la India. Un monje Budista llamado Daruma (en Chino) o Bohodiharma, como se le conoce mejor, deseó llevar su secta particular de budismo llamado Zen a los Chinos, como una aventura misionera. No era extraño que los monjes supieran pelear, puesto que se encontraban en peligro por los enemigos de sus creencias, así como de los animales.

Incluso Gautama Sidartha había sido guerrero antes de ser Buddha. Cuando éste estableció el Budismo, no vio ninguna contradicción en la idea de que un hombre de paz, y lleno de amor, fuese a la vez hábil en el combate.

Sobre 500 años (A.D.) Bohodiharma alcanzó la corte del emperador Wu en Chein-Kang, en China, donde le recibieron calurosamente. Eventualmente dejó la corte, marchando hacia el norte de la provincia de Henan y se recluyó en el templo de Shao-Lin (Shorin en Japonés), pare enseñar Zen. También enseñó su sistema de lucha sin armas Shorin Kempo.

Formas de combate chinas han sido recordadas desde 3000 años (B.C.) Bohodiharma tiene el crédito de ser fundador del Kempo Chino, debido a que añadió las prácticas meditativas del Yoga y Zen, haciendo un sistema más completo, tal como lo conocemos hoy día. El Zen es inseparable del Karate, y todos los maestros de Karate buscan más luz y experiencia a través del Zen. En realidad todos los mayores desarrollos del Shorin Kempo fueron adquiridos por varios monjes, a través de los años. Por ejemplo, un monje, Chiao-Yuan, coordinó todas sus técnicas después de contemplar los métodos de lucha de cinco animales: el tigre, leopardo, serpiente, grulla y el mítico dragón.

Finalmente, la estrecha conexión entre los monjes y la medicina resultaron no sólo en descubrir los puntos vitales del cuerpo humano, a los que se podían aplicar cures, sino también puntos en los que con ataques de Kempo podían obtenerse mejores resultados directos.

Desde China, el Kempo se extendió al norte de Mongolia, este de Corea y sur de Okinawa. Eventualmente alcanzó Japón, donde comenzó a ser extremadamente popular. Después de la era de Kamakura (sobre 1200 años A.D.), a la clase de soldados (Samurai) les agradaron ambas formas, la de combate y la filosofía Zen.

La moralidad y el misticismo del Budismo Zen agradaban a su sensibilidad, pero la atracción más real era la forma en que se realizaban, con una discipline que les hacia adquirir gran resistencia y habilidad de combate, a través de la habilidad psicológica pare ellos y pare sus adversarios.

En varios periodos de la historia, en los años 1400 y 1609, en Okinawa, las autoridades prohibieron el uso de armas a la población, pare protegerse de los bandidos (y algunas veces de las autoridades). Así se empezó a enseñar este método de combate sin armas. Las escuelas, usualmente confinadas a los templos, se mantenían en secreto, pues su descubrimiento significaba su aniquilación por los que mantenían el poder.

No fue hasta 1901 que el Karate que conocemos hoy se sacó del secreto y se enseñó libremente en Okinawa. En 1916, el maestro Funakoshi fue desde Okinawa a Tokio, y fue el pionero del sistema moderno del Karate en Japón.

Nacidos de muchos orígenes, hay hoy en día muchas escuelas de Karate, cada cual con méritos y quizá también con faltas.

fke_gichin_funakoshi_founder_shotokan

fke_kyokushin_evolution